Nuestras peticiones

Para llegar a menos de 350 ppm, sabemos que tenemos que abandonar el uso de combustibles fósiles inmediatamente y pasar a un futuro sostenible, democráticamente controlado y movido por energías renovables lo antes posible. Esta es la visión por la que nos estamos poniendo en movimiento. Esperamos que estas amplias peticiones te ayuden a guiar las acciones para que "Planeta en movimiento" tenga el mayor impacto posible:

  1. Políticas basadas en datos científicos para volver a 350ppm. No podemos negociar con la química y la física, por eso sabemos que tenemos que asegurarnos de que la política climática está de acuerdo con la ciencia climática.  Debemos presionar para lograr un régimen climático en la ONU que prepare el camino para un futuro justo por debajo de 350 ppm.

  2. Una transición  rápida y justa a las emisiones nulas de carbono.  Sabemos que la única forma de evitar la catástrofe climática es una movilización de emergencia para reducir las emisiones a cero lo antes posible.  Por eso estamos promoviendo los esfuerzos organizativos en todos los lugares, con la finalidad de apoyar programas cuyos objetivos sean:
    • Energías 100% renovables.
    • Emisiones cero de carbono/Neutralidad de carbono (sin sistemas de compensación).
    • Dejar de utilizar combustibles fósiles.
  3. Movilizar financiación para lograr una transición justa a un mundo de 350 ppm.   El cambio climático es una crisis moral y sabemos que el único modo adecuado de tratar el tema es que los más ricos ayuden a los más pobres a soportar la carga del cambio climático.  Debemos respaldar políticas y programas que garanticen financiación para una transición segura, como por ejemplo:
    • Financiación destinada a adaptación adecuada a los riesgos y daños que ya están ocurriendo.
    • Fondos para acceso a energías limpias y renovables que saquen a las personas de la pobreza.
    • Impuestos de transacciones financieras.
    • Acciones justas para un Fondo Verde Climático.
  4. Hacer que prevalezcan los derechos de las personas y la naturaleza por encima de los derechos de las entidades contaminantes.  La crisis climática es una crisis de los derechos humanos. Tenemos que apoyar políticas y programas que hagan prevalecer los derechos humanos por encima de los derechos de las entidades contaminadoras, de las siguientes formas, por ejemplo:
    • Haciendo que el dinero "contaminado" desaparezca de los procesos electorales.
    • Reduciendo el poder corporativo.
    • Deteniendo los proyectos que implican energías contaminantes.
    • Protegiendo la salud humana.
    • Apoyando los derechos de pueblos indígenas.

Sabemos que estas exigencias sólo logran acercarse mínimanente a la idea de un futuro de energía limpia. Pónganse en contacto con nosotros para enviarnos otras propuestas a tener en cuenta.